Invitación
MESA DEBATE
A 21 años del atentado a la AMIA
COMO SUPERAR EL ENCUBRIMIENTO
Y LA IMPUNIDAD
11 de abril de 2015 16 hs Biblioteca Nacional
Sala Borges 1er. piso | Agüero 2502

Maniobras electorales en nombre de Nisman - Artículo de Opinión publicado en el Diario La Nación del 17-02-2015

Martes, 17 de Febrero de 2015


Con la denuncia y posterior muerte del fiscal Nisman se desencadenó una de las crisis políticas más intensas de los últimos 30 años. Su muerte ha quedado inscripta en la conciencia popular como un crimen político asociado a la masacre impune de la AMIA, a la criminalidad del Estado y de sus servicios de inteligencia. Ésta es la esencia de la grave crisis política e institucional que envuelve al Gobierno, a la oposición y a los tres poderes del Estado.

¿Qué papel juegan el oficialismo, la oposición y las instituciones para superar esta crisis ante el repudio social generalizado? Tanto el Gobierno como la oposición, y hasta los fiscales, repiten que "hay que dejar actuar a la Justicia" y "preservar su independencia". Es hipócrita. Son los mismos que en los últimos años facilitaron o aceptaron las presiones de la ex SIDE sobre jueces y fiscales.

La única iniciativa del oficialismo para recuperarse del shock de la muerte del fiscal fue apurar una ley que, en nombre de "disolver" la Secretaría de Inteligencia, propone una reestructuración que agrava todos los problemas que dijo venir a resolver: recontrata a todos los espías para ponerlos bajo la dirección del general Milani; impide el acceso a la información secreta por los próximos 25 años, incluso para el juez que se atreva a pedirla, y facilita el manejo espurio de los fondos públicos para sus actividades delictivas. Es una ley que refuerza el secreto, viola la legislación interna y genera más impunidad. Una nueva manipulación política, ahora en nombre de Nisman y sin esclarecer el atentado contra la AMIA.
El Gobierno aún no pudo definir qué quiere hacer con la fiscalía especial AMIA. ¿Acaso piensa reforzar la orientación anterior al Memorándum que exigen el Estado de Israel y las direcciones de la DAIA y la AMIA, contra Irán? ¿O está dispuesto el Gobierno a orientar la investigación hacia la acción criminal de los servicios de inteligencia que entorpecieron la investigación del atentado y encubrieron la responsabilidad del Estado argentino en aquél? Incapaz de resolver esta tensión, ni siquiera puede decidir quién va a dirigir esa Unidad Fiscal y hacia dónde.
Por su parte, la oposición no consigue diferenciarse del Gobierno, con el agravante de que varios de los opositores de hoy, como Alberto Fernández, Sergio Massa, el ex ministro de Justicia Alberto Iribarne y el propio Macri, desde sus cargos de gobierno, ya participaron en la trama del encubrimiento criminal o apoyaron la acusación internacional. Aun cuando parecen oponerse a la nueva ley de inteligencia, no formulan ninguna propuesta sobre el tema.
Cuando el Gobierno y la oposición reconocen la dependencia de jueces y fiscales respecto de los servicios de inteligencia, el reclamo que hacen de "dejar actuar a la Justicia" propone mantener el aparato del Poder Judicial tal como está, corrupto hasta la médula e inficionado por los servicios de inteligencia. Si hasta los jueces de la Sala I de la Cámara Federal, en el fallo de inconstitucionalidad del Memorándum, reconocieron la incapacidad del Poder Judicial para esclarecer el atentado. El resultado son 21 años de impunidad y encubrimiento en el atentado contra la AMIA.
Hay quienes alentados por las direcciones de la DAIA y la AMIA promueven la derogación del Memorándum y reclaman que la Corte Suprema investigue la muerte de Nisman y el atentado mismo. Pero derogar el Memorándum no impulsa ninguna investigación de la verdad, mientras que forzar la intervención de la Corte Suprema implica violar la Constitución y garantizar la impunidad. Vale la pena recordar que la Corte liquidó cualquier investigación del atentado contra la embajada de Israel, facilitó que Menem no fuera imputado por la voladura de Río Tercero y dejó en libertad al ex comisario Castañeda, responsable de la desaparición de los casetes que contenían pruebas de la causa AMIA.
Si dejar que el Poder Judicial actúe es la propuesta del oficialismo y de la oposición, a sabiendas de los más de 20 años sin respuestas en el crimen de la AMIA, ¿qué podemos esperar del esclarecimiento de la muerte de Nisman y su denuncia contra el Gobierno?
Con la excusa de la muerte de Nisman y su denuncia, el llamado "consenso parlamentario" del sector mayoritario de la oposición no se propone abordar el esclarecimiento del crimen de la AMIA. Se trata, entonces, de una maniobra electoral y de presión sobre el Gobierno que pretende dar por esclarecido el atentado al acusar a Irán, cuando el propio juez de la causa AMIA admitió que la acusación es apenas una hipótesis.
No tienen ni idea de cómo superar 21 años de manipulación, secretos, encubrimiento e impunidad.
Son los mismos que adhieren a la marcha del silencio de mañana llamada por los fiscales federales. Los fiscales, que dicen ser la representación y la voz del interés general, exigen marchar en silencio. Pero el esfuerzo por amordazar a los manifestantes de ninguna manera podrá ocultar el repudio social al encubrimiento, los secretos de Estado y la corrupción que ellos mismos no denunciaron hasta hoy.
Ya es tiempo de superar estas políticas que nos llevan de fracaso en fracaso.
Un grupo de intelectuales acaba de pronunciarse por una "comisión de esclarecimiento del atentado" convocada por y dependiente del Poder Ejecutivo. Son conscientes de que la impunidad en el crimen de la AMIA "horada la democracia argentina y deslegitima a instituciones del Estado, así como a partidos y dirigencia política". Para limitar sus consecuencias no proponen la búsqueda de la verdad, sino el mejoramiento institucional. Por eso no plantean ni abrir los archivos secretos ni cuestionar el desempeño de jueces y funcionarios.
Nosotros tenemos otra propuesta. Para terminar con la impunidad y esclarecer el atentado contra la AMIA es indispensable constituir una comisión investigadora independiente en el Parlamento, integrada por una mayoría de referentes incuestionables del pueblo argentino, los familiares de las víctimas y una representación minoritaria de diputados y senadores.
Para que la comisión pueda hacer su trabajo es indispensable la apertura de todos los archivos secretos sin distinción de jerarquía de clasificación y sin tener que esperar otros 25 años, como plantea la futura ley de inteligencia.

Así podremos alcanzar la verdad e impulsar el juicio y el castigo para todos los culpables.
apemia2002@yahoo.com.ar

Discurso de Laura Ginsberg en el Acto Contra la Impunidad del 4 de Febrero de 2015

Miércoles 4 de Febrero de 2015
Han pasado 17 días de la muerte del fiscal Nisman. Seguimos consternados e indignados, tanto por la brutalidad de su desaparición física como por las consecuencias políticas e institucionales que trajo aparejadas. Volvieron los recuerdos y los temores de crímenes políticos de un pasado que creíamos haber superado.
Nisman había sido elegido por el ex presidente Néstor Kirchner como fiscal a cargo de orientar la investigación del atentado a la AMIA hacia la responsabilidad de Irán, para lo cual trabajó de la mano de Stiusso y sus secuaces durante una década, manipulando informes de inteligencia que hasta hoy permanecen ocultos. Aún así, no pudo probar nada.
Con la muerte del fiscal no sólo se cierra formalmente el capítulo de la acusación internacional contra Irán que lo tuvo como protagonista, sino que además se entierra lo que queda de la llamada “causa AMIA”.
Una vez que el gobierno argentino firmó el Memorando con Irán, el fiscal Nisman quedó aislado. Lo habían dejado montando un caballo equivocado en la mitad del río. Después de insistir con su acusación, cambió el planteo y terminó por denunciar al gobierno por encubrimiento después de ocho años de escuchas telefónicas. Nisman impulsó la acusación internacional sabiendo que el gobierno jugaba a dos puntas: por un lado, promovía su acusación contra Irán junto con Estados Unidos e Israel, mientras que por el otro buscaba un acuerdo político con Irán.
Con su última denuncia, el fiscal sumó las políticas de 12 años de gobierno Kirchner a la “vergüenza nacional” anterior, totalizando 20 años de encubrimiento e impunidad en el atentado. 
La muerte de Nisman está inscripta en la conciencia popular como un crimen político asociado a la impunidad de la masacre de la AMIA, que todos vinculamos al accionar criminal de los servicios de inteligencia que entorpecieron la investigación del atentado y encubrieron la responsabilidad del Estado argentino en el mismo.
Esta es la esencia de la grave crisis política e institucional que envuelve al gobierno, a la oposición política y a los tres poderes del Estado.
Nisman ya no está y el gobierno trata de controlar las consecuencias políticas de su muerte, presentándose como una víctima de Stiusso, su principal operador en el Servicio de Inteligencia, que creció al amparo de la dirección política del Estado nacional desde los tiempos de la dictadura militar.

¿Qué nos proponen ahora para superar esta crisis?
Por una parte, la Procuradora Gils Carbó busca mantener la Fiscalía a flote. Sin embargo, para encarar una futura investigación, no se propone revisar la orientación que siguieron en el pasado. Entonces, si van a ir por el mismo camino que nos trajo hasta acá, lo cierto es que no van a dar respuesta a nuestra exigencia de verdad y justicia.
No tienen ni idea de cómo superar 20 años de manipulación, secretos, encubrimiento e
impunidad. La investigación sobre la muerte de Nisman parece transitar el mismo camino. Asistimos a un momento de profunda descomposición política que el gobierno de Kirchner pretende remendar con fiscales probos y renovados.  

Por otra parte, la Presidenta Kirchner convocó a sesiones extraordinarias en el Parlamento para tratar la reforma de la Secretaría de Inteligencia. La Presidenta anunció la “disolución” de la Secretaría de Inteligencia cuando apenas se propone una reestructuración burocrática, un maquillaje, sin dar a conocer la nómina de todos los espías ni mostrar todos los archivos secretos que sigue manteniendo ocultos. Habla de “disolución” pero los re-contrata a todos para ponerlos bajo la dirección de Milani.
Su iniciativa no termina con la criminalidad y prolongará la impunidad. Se trata de una nueva manipulación política, ahora en nombre de Nisman sin esclarecer el atentado a la AMIA.

En pleno año electoral, la oposición de Massa y Macri insisten en “dejar actuar a la justicia”. En este punto, no se diferencian en nada del gobierno de Kirchner, con el agravante que varios de los opositores de hoy como Alberto Fernández, Sergio Massa, el ex Ministro de Justicia Iribarne y el propio Macri, desde sus cargos de gobierno, ya participaron en la trama del encubrimiento criminal o apoyaron la acusación internacional para esconder las responsabilidades propias del Estado argentino en el atentado.
Alentados por las direcciones de DAIA y AMIA, sus propuestas son derogar el Memorando e involucrar a la Corte Suprema en la investigación de la muerte de Nisman y en el atentado a la AMIA. Pero derogar el Memorando no impulsa ninguna investigación de la verdad, mientras que entregarse a la Corte Suprema implica garantizar la impunidad por otros 20 años más. Vale la pena recordar que la Corte liquidó cualquier investigación del atentado a la Embajada de Israel, facilitó que Menem no fuera imputado por la voladura de Río III y dejó en libertad al ex comisario Castañeda, responsable de la desaparición de los cassettes conteniendo pruebas de la causa AMIA.
Como si fuera poco, Massa y Macri junto a la dirección de DAIA y AMIA, insisten en la reforma del Código Penal para facilitar el “juicio en ausencia” contra los iraníes, como si alguien creyera que así se logrará saber la verdad sobre el atentado.
El oficialismo y la oposición no pueden mostrar una sola idea creíble para resolver los crímenes de la AMIA y del fiscal. Ni se lo proponen. No nos engañamos ni nos sumamos a propuestas distraccionistas. 
Si lo que está en juego es “terminar con la impunidad”, no se trata de impulsar una “Comisión de Seguimiento sobre la denuncia de Nisman y su muerte”, como propone el Senador Morales. Ya las padecimos con Menem, cuando el Parlamento encubrió las actividades delictivas del ex juez Galeano y sus secuaces, a través de una Comisión Bicameral de Seguimiento de sus “investigaciones”, de la cual la Presidenta se siente orgullosa de haber integrado.

Estamos convencidos de que se puede conocer la verdad e impulsar justicia. Nosotros  tenemos una propuesta.
La condición para saber la verdad es abrir los archivos secretos que siguen cerrados y ponerlos a disposición de una verdadera Comisión Investigadora Independiente. Tanto el oficialismo como la oposición se niegan al debate democrático del Proyecto de ley para constituir una Comisión Investigadora que presentamos en junio de 2014. Su negativa a esta propuesta tan elemental sólo se explica en su necesidad de seguir manipulando y encubriendo los crímenes perpetrados por el Estado argentino.

En estos momentos se juega la resolución de una brutal crisis política que el gobierno pretende superar sin verdad y sin justicia. Su intención de generar confianza en un Poder Judicial corrupto, compartida con la oposición, con propuestas de leyes que no son ningún aporte para la resolución de los crímenes, sólo generará nuevas frustraciones.
Ya es tiempo de superar estas políticas que nos llevan de fracaso en fracaso.
Para terminar con la impunidad y saber la verdad, hacemos un llamamiento a todo el pueblo argentino para que, junto a organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos, impulsemos una campaña exigiendo que se constituya en el Parlamento una Comisión Investigadora Independiente, integrada por referentes incuestionables del pueblo argentino, los familiares de las víctimas y diputados y senadores. Exigimos la apertura de los archivos secretos, la disolución efectiva de la Secretaría de Inteligencia y el esclarecimiento de la muerte de Nisman y de la masacre impune de la AMIA.


Debate en Tucumán

Bajo el título "Caso AMIA: 15 años de encubrimiento e impunidad y la lucha por su esclarecimiento", se llevó a cabo en Tucumán una charla debate a Cargo de Laura Ginsberg, titular de APEMIA (Agrupación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA).

La charla estuvo organizada por el colectivo En Nuestro Nombre No.

De Igual A Igual ofrece los audios de la disertación de Laura Ginsberg para continuar con el debate: http://deigualaigual.net/es/actualidad/argentina/3957-el-caso-amia-fue-debatido-en-tucuman

(si no puede acceder directamente, copie ese vinculo en su explorador de interenet)




apemia2002@yahoo.com.ar

15º ANIVERSARIO DEL ATENTADO A LA AMIA - UN ACTO CONTRA LA IMPUNIDAD Y EL ENCUBRIMIENTO

Transcribimos a continuación el discurso pronunciado por Laura Ginsberg, integrante de APEMIA, en el acto llevado a cabo el Viernes 17 de Julio de 2009 a las 18 hs. en la esquina de Corrientes y Pasteur.

“SÍ SE PUEDE CONOCER LA VERDAD… QUE ABRAN LOS ARCHIVOS SECRETOS Y LOS ENTREGUEN…”


Hoy…cuando se cumplen 15 años de la masacre de la AMIA, volvemos a convocarnos en esta esquina para compartir con todos ustedes este acto de lucha contra la impunidad y el encubrimiento de los asesinos de nuestros familiares y amigos en esta calle Pasteur.

Este acto tiene un sentido muy especial que no podemos pasar por alto: no es sólo el “único acto independiente del Estado”, como lo fue durante todos estos años en que denunciamos las maniobras de cada uno de los gobiernos que pasaron. Hoy… este acto es, simplemente, el único acto.

Y estamos orgullosos de poder compartirlo con todos ustedes, junto a las organizaciones políticas, estudiantiles, de derechos humanos y de familiares de las víctimas que nos acompañan año tras año con sus palabras, su solidaridad y su adhesión, para reclamar el esclarecimiento del crimen y el juicio y castigo para todos los culpables.


Como ustedes saben, las direcciones de AMIA y DAIA decidieron levantar el tradicional acto oficial donde el público se expresaba a través de sus legítimas emociones y del reclamo de justicia.

¿Por qué lo levantaron? ¿De verdad alguien puede creer que lo levantaron por la gripe?

La dirección judía mandó a levantar cualquier acto público a espaldas de su propia comunidad, porque comparte la voluntad política del gobierno del matrimonio Kirchner de poner ya un “punto final” al tema de la AMIA. Porque acompaña al fiscal Nisman en su esfuerzo por exculpar de cualquier responsabilidad al Estado nacional, y porque no quieren comprometer ni condicionar la inminente llegada del canciller de Israel, Avigdor Lieberman, a la Argentina. La suspensión del acto “oficial”, compartida por otros grupos de familiares, es un verdadero cachetazo para todos aquellos que contaban con un espacio de recordación y reclamo, por limitado que fuera.

No hay un acto convocado por las direcciones de DAIA y AMIA porque ya no tienen margen para permitirse ni la más mínima crítica al gobierno.

Privilegian las relaciones carnales con el gobierno nacional y con el de Macri, no piensan confrontar con ninguno de los dos, y sólo están empeñados en confundir, desmoralizar y desmovilizar a quienes reclaman justicia.

Cuando se cumplen 15 años del brutal atentado, estamos frente a un acuerdo político de los principales responsables del encubrimiento, que incluye hasta dejar de hablar del atentado a la AMIA.

En este acto venimos a denunciar al gobierno de Cristina Kirchner, al gobierno de Macri y a las direcciones de AMIA y DAIA, por los 15 años de impunidad y encubrimiento en la masacre de nuestros familiares y amigos.

Hoy, 15 años después del atentado, se plantea una situación inédita.

A diferencia del pasado, para este nuevo aniversario el gobierno de Cristina Kirchner ya ni siquiera promete terminar con la impunidad y el encubrimiento de los asesinos.

Al contrario…

Si prestamos atención a las declaraciones públicas que el fiscal Nisman hizo ante funcionarios nacionales y extranjeros en los dos últimos meses, nos quiere hacer creer que la causa AMIA ya está esclarecida. “La gente ya sabe qué pasó con el atentado… los interrogantes quedan resueltos”, dijo Nisman.

El fiscal enfrenta a la opinión mayoritaria del pueblo argentino. Según estadísticas públicas, el 80-90% de los encuestados descree de la investigación oficial y del papel de la Justicia para el esclarecimiento del atentado.

Nisman llegó al extremo de afirmar que no existe impunidad en este crimen del terrorismo de Estado. Lo dijo sin pudor: si algún vestigio queda de impunidad “sólo depende de la comunidad internacional, que le debe exigir a Irán…”.

Con razonamientos del orden de lo fantástico, pretende hacernos creer que esclareció el atentado porque, gracias a su trabajo que él mismo considera fuera de serie, estarían identificados tanto el supuesto autor intelectual como el supuesto autor material suicida.

Todos estos logros , dijo, son más reconocidos en el exterior que en nuestro propio país”, escribió hace apenas 30 días en el diario La Nación (14-06-09), refiriéndose a los elogios que el gobierno nacional y él mismo recibieron del parlamento norteamericano, de la oficina del presidente Obama y del Estado de Israel.

Si prestamos atención a la realidad, se superan las ficciones del fiscal.

La impunidad es incuestionable. El conjunto del pueblo argentino tiene claro que `no se sabe qué pasó en la AMIA`, que `no hay nadie preso`, que `la justicia es corrupta`…Estamos hastiados de que repitan el cuento de Irán, Siria o El Líbano sin sustento alguno…

Desde hace años, se proponen poner la supuesta investigación del atentado al servicio de los intereses de Estados Unidos, Europa e Israel en Medio Oriente. Pero, a diferencia del pasado, la intención del gobierno de usar el caso AMIA para incidir en la situación internacional actual y en la política de Irán, presenta un matiz absurdo: Estados Unidos y Europa apuestan a Rafsanjani como alternativa política al actual régimen iraní, siendo que está acusado por Nisman y el juez Canicoba Corral como `autor intelectual` del atentado a la AMIA.

Hoy, la acusación política del Estado argentino contra Irán es un fracaso, que ya no sirve ni para impulsar un ataque de las grandes potencias contra Irán, ni para esclarecer el crimen de la AMIA, ni para proteger al Estado argentino de toda la evidencia que lo incrimina como verdadera ‘conexión local’ del atentado.

Después de tanto fracaso político de sus iniciativas originales, el gobierno y sus socios locales buscan una salida para esta encerrona. Para ello, los Kirchner pergeñaron una operación de alcance internacional. Desde hace varios meses, la embajada argentina en Washington coordina los apoyos y las felicitaciones al fiscal Nisman y al gobierno argentino por parte de parlamentarios norteamericanos, asesores y funcionarios de Obama, y del lobby judeo-americano.

El gobierno argentino pudo sintonizar con la derecha norteamericana, con las necesidades del Departamento de Estado y con las exigencias de Netanyahu, con la esperanza de presentar la causa AMIA como si fuera uno de los instrumentos jurídicos más importantes de los Estados Unidos en su lucha contra los ‘Estados terroristas’ y contra su penetración política y económica en América latina.

La ficción jurídica elaborada por Nisman y su andanada de declaraciones públicas son parte de esta maniobra. Buscan justificar ante los ojos de la población que la investigación del crimen de la AMIA “ya fue”, cuando todavía no empezó.

La voluntad de armar una ‘judicialización internacional’ que termine por exculpar al Estado nacional de sus responsabilidades criminales para imputárselas a terceros países, dependiendo de las necesidades de las grandes potencias, es el esfuerzo por reforzar una vía muerta que no va a ningún lado. Por eso hay impunidad…

El ejemplo más patente de impotencia a la que nos conducen con estos acuerdos internacionales es el reciente fallo de la Corte Suprema, que se presentó como “una luz de esperanza” contra la impunidad.

Es interesante comprender en qué contexto se hizo público este fallo.

Una semana antes de darlo a conocer (28-05-2009), el juez Lorenzetti mantuvo una reunión en Washington con Dan Restrepo, el Director Nacional de Seguridad de Obama, anticipándose así a las reuniones que tuvo el mismo fiscal Nisman.

Se pusieron de acuerdo para impulsar una cumbre de las Cortes Supremas de los países de toda América, que se realizará en septiembre en Buenos Aires, y que se focalizará en el tema “estado de derecho” y en cómo fortalecer la independencia de los poderes judiciales.

El fallo por AMIA, que reconoció explícitamente que el mensaje de la justicia es la impunidad, era la carta de presentación que los habilitaba para ser anfitriones de los popes de la Justicia de América en Buenos Aires.

Todavía se niegan a meter preso al comisario Espósito, el asesino de Walter Bulacio hace 18 años, y ya sacaron chapa de “justos” ante los cortesanos americanos. ¡Una verdadera vergüenza!

¿Qué propuso la Corte Suprema para superar la impunidad en AMIA?

En su fallo, la Corte se las arregló para reivindicar al ex juez Galeano y para ignorar la probada responsabilidad de los organismos de inteligencia y seguridad en el armado de pistas falsas, en la destrucción de pruebas y en el pago a Telleldín.

¿Y a ésto llaman abrir una luz de esperanza?… Esto es lo que DAIA, AMIA y los familiares reivindican.

Habilitan una nueva acusación a Telledín con las mismas pruebas que casi lo dejaron en libertad incluso antes del juicio oral, a comienzos del ’99.

Pero aún así…¿quién lo va a acusar? ¿Y por qué delitos?

Después del fallo de la Corte, todavía no saben que hacer con él, pero Nisman ya avisó que no va a volver a investigarlo o acusarlo.

El camino que eligió la Corte muestra que no van a ningún lado.

¿Cómo pueden alentar nuevas investigaciones si no ordenan abrir los archivos secretos y no mandan echar a Nisman que se ocupa de mantenerlos cerrados, incluso para la revisión de los jueces?

Si como dice Nisman, el caso ya está resuelto ¿qué le queda por investigar a la Corte o a los jueces que pueda ser significativo? La Corte ya establece los límites de una nueva investigación, buscando una verdad formal ajena a la condena de los culpables. Por eso, la Corte no enfrenta la impunidad…la ratifica. Más aún cuando se cumplen 15 años de la masacre, y escribieron un largo fallo sin una sola mención a que hoy prescribiría la persecución penal del Estado contra todos los criminales que todavía no fueron acusados!!!

El gobierno Kirchner y el fiscal Nisman por un lado, y la Corte Suprema por el otro, con el explícito sostén político de DAIA, AMIA y de todo el arco político que posa de opositor, encaminan la causa judicial por una vía muerta, la de los juicios “testimoniales”, simbólicos, sin importancia real.

Unos y otros allanan el camino de la impunidad sin presos ni acusados, sin saber siquiera de qué acusarían a Telleldín ni quién lo haría, sin “conexión local” ni participación del Estado en el crimen, sin poder acceder a los archivos secretos. “Todo un avance del gobierno argentino”, según los congresistas republicanos, el propio Dan Restrepo (NOTA: miembro del Consejo Nacional de Seguridad de los Estados Unidos) y el gobierno israelí.

Sin acusados, juicios ni castigos, el Estado argentino habría superado la impunidad que el mismo Estado reconoció por Decreto hace ya 4 años atrás.

Por eso denunciamos la responsabilidad del gobierno nacional, de los Estados Unidos y de Israel en el armado de esta operación política que busca diluir cualquier responsabilidad criminal del Estado nacional y sus Servicios de Inteligencia en el atentado, poniendo un “punto final” a todas las promesas de investigación y esclarecimiento.

Con la voluntad política de Kirchner para cerrar el tema no alcanza…Para sellar este acuerdo internacional y este pacto de impunidad, viene el canciller israelí Lieberman.

No es la primera expresión de solidaridad del gobierno Kirchner con un racista como Lieberman. Ya lo hicieron hace pocos meses atrás. Mientras el gobierno de Olmert y Livni bombardeaban al pueblo palestino en Gaza, el gobierno Kirchner promulgaba en secreto una ley de cooperación económica, industrial, tecnológica y comercial entre Argentina e Israel, la Ley 26.437, que terminará financiando proyectos israelíes basados en las industrias de la guerra y la “seguridad”, áreas en las cuales Israel es una reconocida potencia mundial. Los empresarios que trae Lieberman quizás tengan algo que ver con esta ley marco.

Durante estos meses, Lieberman hizo propias las instrucciones de Livni para la región, en relación a judicializar y limitar las expresiones populares contra las políticas del Estado de Israel. En sintonía con la dirección de DAIA y AMIA, Lieberman viene a exculpar al Estado argentino y a sus servicios de inteligencia en el crimen antisemita más grave que se cometiera en nuestro país, mientras pretende criminalizar las manifestaciones populares contra las políticas terroristas del Estado de Israel, como si se trataran de expresiones de antisemitismo.

Por todo esto repudiamos la visita del Ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, símbolo internacional de la opresión y negación de los derechos del pueblo palestino, que viene a sellar con el gobierno nacional el esfuerzo común para enterrar tantos años de lucha por el juicio y castigo para todos los culpables y encubridores de la masacre de la AMIA.

Hemos tratado de explicar todos y cada uno de los esfuerzos del gobierno de Cristina Kirchner, de los estados extranjeros y de sus aliados locales para poner el `punto final` y lograr así el cierre de la causa en el marco de la impunidad y del encubrimiento.

Sin embargo, no hay maniobras jurídicas ni acuerdos internacionales que valgan si no tienen el acuerdo de la sociedad para dejar pasar 15 años de impunidad en este atentado terrorista de Estado como si nada hubiera ocurrido.

No cuentan con nosotros cuando preparan el punto final de la AMIA y de los juicios para los genocidas de la dictadura!!

No cuentan con nosotros para justificar que no haya juicios para los responsables políticos de la masacre del Puente Pueyrredón, de los asesinatos del 19 y 20 de diciembre, de la voladura de Río Tercero y de la masacre de nuestros jóvenes en Cromañón!!

No cuentan con nosotros para avalar los festejos del bicentenario en este cuadro de impunidad para los grandes crímenes cometidos por el Estado!!

Somos conscientes de la profunda crisis política que sacudió al gobierno Kirchner después de las últimas elecciones. Y como los gerentes pasan pero las políticas de impunidad del Estado quedan, ahora son los Macri y De Narvaez, fogoneados por Duhalde, los que vienen al rescate del régimen.

Macri se presenta como el hombre del futuro…Como si fuera un estadista, pide que le reconozcan su derecho a organizar el cuerpo de represión de la Ciudad de Buenos Aires y por eso designa al ex comisario Palacios y le elogia sus medallas.

Palacios ha recibido medallas que están manchadas con sangre y Macri, su Ministro de Seguridad y la DAIA y la AMIA lo saben y lo defienden con el argumento de que aún no fue condenado por los jueces que tampoco condenan a ningún funcionario del riñón del aparato estatal.

Macri, el estadista, reveló su pensamiento cuando, refiriéndose al holocausto, le recordó a las autoridades de la comunidad judía que debían disciplinar a su propia tropa crítica y no prestarse para inmolar a Palacios en un nuevo Auschwitz.

Sr. Macri y Sres. de la DAIA: en Auschwitz masacraron a las víctimas. Los victimarios como Palacios son los que justifican los campos de concentración y los métodos de la dictadura militar!!!

Antes de finalizar este acto, deseamos dirigirnos, especialmente, a los legisladores y diputados aquí presentes que nos han acompañado en la lucha contra la designación de Palacios y con quienes esperamos compartir futuras actividades. Desde este lugar, les pedimos que, más allá de cualquier afinidad que tuvieran con las políticas del gobierno o de algún sector de la oposición, nos ayuden a impulsar un pronunciamiento para exigir la inmediata apertura de los archivos secretos referidos al atentado a la AMIA.

Es del más puro sentido común y un principio democrático elemental para conocer la verdad y ayudar a dar con todos los culpables. La apertura de los archivos secretos, que el Estado se empeña tanto en mantener cerrados, permitirá poner al descubierto el papel que jugó el Estado argentino, no sólo en el encubrimiento, sino también en el crimen de nuestros familiares y amigos en la AMIA.

Culminando este acto, donde vinimos a levantar una tribuna contra la impunidad y el encubrimiento, a defender las banderas del juicio y castigo a todos los culpables, a repudiar el renovado intento nacional e internacional de archivar y dejar en el limbo este crimen del terrorismo de Estado en la AMIA, donde vinimos a explicar que sí se puede saber la verdad, a condición de abrir los archivos y entregarlos a una Comisión Investigadora Independiente, reafirmamos nuestros reclamos:

A 15 años de la masacre de la AMIA

A 14 años de la voladura de Río Tercero

A 8 años de las jornadas del 19 y 20 de diciembre

A 7 años de la masacre del Puente Pueyrredón

A 4 años y 7 meses de la masacre de Cromañón

A 34 meses de la desaparición de Jorge Julio López

Y cuando día a día se suman más víctimas del gatillo fácil, denunciamos:

EL ESTADO ARGENTINO ES EL RESPONSABLE

DE LA MASACRE DE LA AMIA

Y exigimos

BASTA DE IMPUNIDAD Y DE ENKUBRIMIENTO

FUERA NISMAN Y EL “FINO” PALACIOS!

APARICIÓN CON VIDA DE JORGE JULIO LÓPEZ

LIBERTAD A LOS PRESOS POLÍTICOS!

QUE ABRAN LOS ARCHIVOS SECRETOS Y LOS ENTREGUEN A UNA

COMISIÓN INVESTIGADORA INDEPENDIENTE!

JUICIO Y CASTIGO PARA TODOS LOS CULPABLES!


Convocatoria al Acto por el 15º aniversario

Al cumplirse el 15º aniversario del atentado a la AMIA, la Agrupación Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (APEMIA) junto a organizaciones políticas, sociales, estudiantiles y de derechos humanos, denunciamos la voluntad política del gobierno nacional para cerrar el tema AMIA, buscando así poner “punto final” a la tantas veces prometida intención de investigar las responsabilidades criminales y/o encubridoras del Estado nacional, sus funcionarios y cómplices.

En vísperas de este nuevo aniversario resulta contundente el abandono de la persecución de los criminales y/o encubridores. No hay ni presos, ni sospechosos, ni procesados, ni aquí ni en el exterior, por el crimen de terrorismo de Estado más brutal que se recuerde durante la democracia. A este resultado concreto se llegó después de tantos años de haber puesto la supuesta investigación del atentado al servicio de los intereses de Estados Unidos, Europa e Israel.

Por eso siguen la impunidad y el encubrimiento.

El gobierno de los Kirchner -que alguna vez prometió terminar con la ‘vergüenza nacional’ de maniobras jurídicas, encubrimiento estatal y la impunidad- está liquidando cualquier posibilidad de investigación y de juicio y castigo a los culpables. Recientemente, puso en marcha una operación política de alcance internacional planificada en las oficinas del gobierno y de la embajada argentina en Washington presentando la causa AMIA como si fuera un instrumento jurídico importante de los Estados Unidos en su lucha contra los ‘Estados terroristas’ y contra su penetración política y económica en América latina.

¡Nada que ver con el esclarecimiento del crimen ni con el castigo a los culpables!.

El fiscal Nisman -articulador de esta maniobra-sostuvo en sus dictámenes y ante funcionarios nacionales y extranjeros, que la causa AMIA ya está esclarecida, llegando al extremo de afirmar que no existe impunidad en este crimen del terrorismo de Estado.

Sus dichos corrigen a los de la Corte Suprema que reconoció hace apenas un mes, que buscaba “que la respuesta de la Justicia no fuera la impunidad".

Sin acusados, juicios ni castigos, quieren hacernos creer que el Estado habría superado la impunidad que el mismo Estado organizó y reconoció por Decreto.

Mientras los gobiernos de Obama y Netanyahu felicitan a Cristina Kirchner por los supuestos “avances” obtenidos, exculpan al Estado que reconoció ¡hace 4 años! su responsabilidad en el encubrimiento de los criminales. A este resultado se llega con el apoyo recibido de las principales organizaciones de la comunidad judía norteamericana, de la dirección de DAIA/AMIA y de todo el arco político que posa de opositor.

Para sellar esta sociedad política y este pacto de impunidad en la masacre de nuestros familiares y amigos, viene el canciller de Israel. Lieberman, símbolo internacional de la opresión y negación de los derechos palestinos llega con el declarado propósito de exculpar al Estado nacional de sus responsabilidades en el crimen de la calle Pasteur.

La voluntad de cerrar el “tema AMIA” no es un hecho aislado de la política de “derechos humanos” del gobierno nacional. También Macri hace su aporte con la designación del repudiado ex comisario Palacios como jefe de la policía metropolitana. Después de la desaparición de J.J. López, limitan los juicios a los represores de la dictadura a un reducido grupo de genocidas e impiden a las organizaciones de las víctimas ser querellantes en estas causas. Garantizan la impunidad para los responsables políticos de las masacres del Puente Pueyrredón, de Río Tercero, de los pibes en Cromañón, del gatillo fácil y de la reciente desaparición de Luciano Arruga. Así preparan el escenario para organizar los festejos del bicentenario en un marco de olvido para los grandes crímenes de Estado.

La lucha contra la impunidad y el encubrimiento es una tarea que no puede quedar en manos del gobierno ni de políticos opositores que se niegan a denunciar el papel criminal y encubridor del Estado argentino y sus servicios de inteligencia en el crimen antisemita más grave que se cometiera en nuestro país, mientras quieren castigar expresiones de repudio a las políticas terroristas del Estado de Israel como si se tratara de antisemitismo.

Exigimos la apertura de los archivos secretos del Estado y su entrega a una Comisión Investigadora Independiente del Estado, para dar con los verdaderos culpables.

Convocamos a toda la sociedad a participar el próximo viernes 17 de julio a las 18 hs., en la esquina de Pasteur y Corrientes, del único ACTO independiente del Estado, para denunciar el pacto de impunidad del gobierno con sus socios locales e internacionales y mantener nuestra exigencia de verdad, juicio y castigo para los asesinos y encubridores de esta masacre.

EL ESTADO ARGENTINO ES EL RESPONSABLE

DE LA MASACRE DE LA AMIA

BASTA DE IMPUNIDAD Y DE ENKUBRIMIENTO

FUERA NISMAN Y EL “FINO” PALACIOS!

APARICIÓN CON VIDA DE JORGE JULIO LÓPEZ

LIBERTAD A LOS PRESOS POLÍTICOS!

QUE ABRAN LOS ARCHIVOS SECRETOS Y SE ENTREGUEN A UNA

COMISIÓN INVESTIGADORA INDEPENDIENTE!

JUICIO Y CASTIGO PARA TODOS LOS CULPABLES!


apemia2002@yahoo.com.ar


Acto a 14 años, 18-07-2008 en Pasteur y Corrientes

Discurso de Laura Ginsberg

Hoy… 14 años después de la masacre de nuestros familiares y amigos, levantamos nuevamente esta tribuna en un acto de homenaje y de reclamo. Es el único acto público convocado “contra la impunidad y el encubrimiento”. Un acto para denunciar que no hay ni juicio ni castigo a los culpables, un acto para denunciar que las políticas del gobierno están cerrando hasta la posibilidad misma de cualquier investigación.

Catorce años han pasado… Cuando se llega sin presos ni procesados, sin acusados ni sospechosos, ni aquí ni en ningún lado, estamos frente a una primera conclusión inevitable: la política del gobierno de los Kirchner fracasó para esclarecer este crimen y condenar a sus responsables criminales.
¡Y esta gente tuvo la pretensión de terminar con la “vergüenza nacional”!
Este fracaso es compartido ¡y cómo! por las direcciones de DAIA y AMIA y por los grupos de familiares afines, que hasta hoy le dan letra y soporte a cada una de las maniobras nacionales e internacionales que nos trajeron hasta acá.

Frente a este nuevo aniversario, se levantaron dos actos, que son la representación de dos políticas opuestas: uno, el de esta mañana, en esta calle, el acto oficial de quienes acompañan el fracaso del gobierno, buscando alentar una “renovación de la esperanza” en la Justicia y en el gobierno, y reforzar el alineamiento con las políticas internacionales de Bush y Olmert.
El otro acto es el nuestro, el que compartimos con todos ustedes, con las víctimas de los crímenes perpetrados por el Estado, con los organismos de derechos humanos, agrupaciones estudiantiles, partidos políticos, y con los hombres y mujeres que, para superar tanto fracaso, venimos a reclamar:

¡Basta de impunidad y de encubrimiento!
¡Juicio y castigo a todos los culpables!

En esta oportunidad, levantamos esta tribuna en medio de una profunda crisis política que se viene pavimentando desde hace tiempo.
Hace apenas 3 días, y para mostrar su fortaleza frente a lo que consideró un ataque al pueblo y a la democracia, Kirchner tuvo el coraje de afirmar que su gobierno había terminado con la impunidad. Conciente de la importancia que tiene la lucha contra la impunidad en la defensa de los intereses del pueblo, se presentó como si fuera su abanderado.

Esto no es cierto… ¿Qué tiene para mostrarnos?... ¿Cuántos genocidas están presos después de 30 años?... ¿Quién está preso por el ataque a la AMIA o por su encubrimiento? ¿Cuántos funcionarios del gobierno Ibarra complicados en la muerte de cientos de jóvenes, están presos? ¿Cuántos de los ministros de gobierno deberían haber rendido cuentas por sus responsabilidades políticas en la criminalidad y no lo han hecho? Tampoco olvidamos que los opositores políticos del Congreso, distanciados del gobierno por el debate sobre el campo, a la hora de pronunciarse contra la impunidad en el tema AMIA e impulsar la lucha por el esclarecimiento de la masacre, militan en el mismo bando del gobierno.

Los que estamos hoy aquí somos parte de quienes, desde hace años, marchamos juntos cada 24 de marzo, marchamos juntos cada 26 de junio, cada 19 y 20 de diciembre…y hasta cada día 30 junto a los Familiares y Sobrevivientes de Cromañón, para exigir “Juicio y Castigo para todos los culpables”, y para enfrentar la voluntad del Estado y del gobierno de los Kirchner que son los garantes de la impunidad!

Hace un año atrás, la agitación política del gobierno, de la mano de la dirección de la colectividad judía local e internacional, se centraba en la acusación a Irán. Hace apenas 9 meses, Kirchner, acompañado por AMIA, DAIA y el grupo de Familiares de las Víctimas, satisfaciendo las necesidades de Bush que quería imponer sanciones en el Consejo de Seguridad, fueron a las Naciones Unidas para responsabilizar a Irán por su falta de colaboración en el esclarecimiento del atentado. Hace 8 meses impusieron las órdenes de captura contra los funcionarios iraníes, que desde hace meses ni siquiera INTERPOL cumple. Hace un mes, Rezai y Rafsanjani, sobre quienes pesa la captura internacional, compartieron junto al rey de Arabia Saudita una conferencia internacional en La Meca. El fiscal Nisman tuvo que pedir especialmente su detención y nadie le dio bolilla.
El compromiso de los Kirchner de entregar la causa AMIA al servicio de la guerra en Medio Oriente y de la lucha contra el terrorismo internacional concitó el aplauso y las felicitaciones de Estados Unidos, Europa, Israel, del Congreso Judío Mundial y del Comité Judío Americano, entre otros, y también…un agradecimiento por los servicios prestados.
El reciente giro de la situación política internacional ante el fracaso de la política belicista de Bush y la necesidad europea y americana de negociar con Irán una salida a la crisis mundial, limitan al Estado argentino en la posibilidad de buscar culpables afuera para seguir exculpándose de sus propias responsabilidades criminales y encubridoras.
Si hasta el propio Congreso Judío Mundial, la misma organización que primero apoyó al menemismo, que hasta ayer daba por probada la responsabilidad de Irán en la realización del atentado y que impulsó el apoyo del Departamento de Estado y del Congreso americano al gobierno de los Kirchner por sus “avances” en esta acusación, ahora afirma que no existe una razón internacional lo suficientemente fuerte como para esclarecer el atentado.
¿Alguien puede pensar que, después de tanta contramarcha, la supuesta investigación de la conexión internacional va a llegar a algún resultado serio y creíble?
¿Acaso no se trata de la re-edición de los viejos métodos que Galeano, el maestro de Nisman, Canicoba Corral, Lijo, aplicaron y aplican para liquidar cualquier investigación de la conexión local?

Estamos frente a una segunda conclusión: armaron una persecución internacional para abandonar la búsqueda de los criminales locales y de los encubridores, satisfaciendo las necesidades políticas de Bush y Olmert de poner el atentado al servicio de la guerra contra Irán. Los cambios en la situación mundial derrumbaron esta estrategia que vienen construyendo desde el 2004, dejando al gobierno de los Kirchner sin nada para ofrecer, ni a nivel internacional ni local.

¡Por eso siguen la impunidad y el encubrimiento!

Mientras armaban la acusación internacional y abandonaban la búsqueda de los asesinos, prometieron perseguir a los “encubridores”. Para hacerlo, diseñaron una “reforma judicial” que venía a superar el fracaso del Juicio Oral y a depurar el Poder Judicial.
Hace ya tres años que el Estado nacional reconoció por Decreto ser el responsable del “encubrimiento agravado” de este crimen, y todavía no condenó a nadie.
La lista de los encubridores excluía a los responsables del Poder Ejecutivo y de las Comisiones Legislativas, y sólo se centraba en algunos pocos personajes: Galeano, Anzorreguy, los ex fiscales Mullen y Barbaccia, Beraja, Telleldín y Ribelli, entre otros. Para investigar las irregularidades, habían nombrado al juez Lijo.
Ya pasaron 8 años de iniciada esa causa. Lijo todavía no la elevó a juicio, y en los últimos años tampoco encontró ningún elemento nuevo. Por las dudas, el juez ya advirtió que no tiene pruebas para imputar ni a Corach ni a Menem, pero tampoco hizo ningún esfuerzo para salir a buscarlas.

Galeano está en libertad, Canicoba Corral maneja a discreción la prescripción de la causa y Nisman viaja por el mundo dando conferencias sobre terrorismo. En manos de esta dirección política, no hay manera de “limpiar” el Poder Judicial de lo que es: un instrumento al servicio de la criminalidad política.

La tercera conclusión cae por su propio peso: el gobierno ha liquidado cualquier posibilidad de investigación y de juicio a los “encubridores”.

¡Los Kirchner llevan más años de gestión del encubrimiento de la masacre de la AMIA que el gobierno de Menem!

Estas políticas de impunidad y encubrimiento no se sostienen únicamente con el apoyo de Estados Unidos, Europa e Israel. Hace falta la complicidad de otros socios: AMIA y DAIA son los articuladores locales de tanta impunidad.
Mientras las direcciones de DAIA y AMIA alientan una nueva ilusión en la acción de la justicia, ocultan que renunciaron a impulsar la querella en el juicio por las irregularidades contra los Galeano, Amzorreguy, Beraja y cía..
Esta es la verdad. Le dan letra al gobierno para confundir las conciencias que en Argentina pretenden el esclarecimiento del atentado; refuerzan la ilusión de que la institución judicial podría brindar una “mejor Justicia” y exigen al gobierno batir tambores contra el Eje del Mal en todo el mundo. Esta es el verdadero papel de las direcciones de AMIA y DAIA.
El colaboracionismo entre el Estado argentino culpable de “encubrimiento agravado” y la dirección de la colectividad judía local está liquidando incluso las mezquinas posibilidades de investigación y de juicio y castigo a todos los culpables. Se arrogan la representación de las víctimas, abusan de las referencias a la “memoria” y colaboran con los victimarios.

Esta es la cuarta conclusión: las direcciones de DAIA y AMIA han entregado definitivamente las banderas de la lucha por el esclarecimiento y el juicio y el castigo a los culpables. No importa si esas direcciones las ejercen religiosos ortodoxos, religiosos “progres” o representantes laicos de los partidos sionistas. Todos ellos están de acuerdo en mantener los estrechos vínculos con el gobierno de los Kirchner, buscando terminar con el lastre que les significa el atentado a la AMIA. Organizan el abandono de la lucha por el esclarecimiento, juicio y castigo a los culpables bajo la forma de actos por la “memoria”

La impunidad reinante en la masacre de la AMIA se entrecruza con la de tantos otros crímenes en nuestro país. Porque el Estado argentino también encubre a los secuestradores del compañero Jorge Julio López, a los responsables políticos de la masacre de Cromañón y de la voladura de la Fábrica Militar de Río Tercero, y a los genocidas de la dictadura militar, a quienes prometió el final de los juicios para el año 2010.

Estamos convencidos de que hay una salida contra la impunidad y el encubrimiento, y es enfrentar al Estado que la organiza y nos la impone.
Y la herramienta es la exigencia de “apertura inmediata de los archivos”, que sigue vigente y se actualiza día a día. Atraviesa los reclamos de verdad y justicia en la masacre de la AMIA y de muchos crímenes que hoy permanecen impunes. ¿Por qué? Porque en los archivos secretos se ocultan las responsabilidades criminales del Estado. Preservar el secreto de Estado es un principio de autodefensa para ocultar las prácticas de terrorismo de Estado aquí y en el mundo entero.

Por eso decimos
A 14 años de la masacre de la AMIA
A 13 años de la voladura de Río Tercero
A 7 años de las jornadas del 19 y 20 de diciembre
A 6 años de la masacre del Puente Pueyrredón
A 3 años y 7 meses de la masacre de Cromañón
A 22 meses de la desaparición de Jorge Julio López
A 15 meses del asesinato de Carlos Fuentealba
Y cuando día a día se suman más víctimas del gatillo fácil, exigimos

Basta de impunidad y de encubrimiento en la masacre de la AMIA!!!
Aparición con vida de Jorge Julio López!!!
Derogación de la ley antiterrorista!!!
Que abran los archivos secretos
y se entreguen a una Comisión Investigadora Independiente del Estado!!!
Juicio y castigo para todos los culpables!!!


ADHESIONES RECIBIDAS
* Comisión Gremial Interna de los trabajadores de Prensa y Periodistas de Editorial Perfil, Perfil.com y diario Perfil
* Asociación Gremial Docente de la Facultad de Cs. Exactas y Naturales
* Comisión de DD. HH. de la Asociación Argentina de Actores

* Asociación de Profesionales en Lucha (APEL)
* Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora
* Unión por los DD. HH. de La Plata – Ex detenidos desaparecidos, familiares y compañeros
* Asambleas del Pueblo
* Asamblea Justicia Para Todos
* Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad
* ASOPAL – Asociación de Solidaridad con Palestina
* Asociación Héctor P. Agosti
* ICUF (Federación de Entidades Culturales Judías de Argentina)
* CORREPI SUR

* Liga Socialista Revolucionaria (LSR)
* Partido Comunista Revolucionario - Capital
* Autodeterminación y Libertad – Luis Zamora
* Patricia Walsh
* Herman Schiller
* Razón y Revolución – Organización Cultural
* Partido Obrero – N. Pitrola y M. Ramal
* Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) - Ch. Castillo – G. Pistonessi

apemia2002@yahoo.com.ar